¿Qué sabes de la terraza de tu casa y su relación con las humedades?

Terraza, azotea, balcón, cubierta…hay cientos de formas para llamar a ese pequeño rincón de tu casa lleno de paz, luz y color. ¿Y por qué no reparamos en él hasta que llega el buen tiempo?

Es evidente que realizar obras y reformas en el exterior agilizan su desarrollo si se hacen en épocas en las que el mal tiempo no se sucede, pero hay que mantener una previsión estructural de todas las partes de una casa, pues cualquier deterioro puede tener consecuencias nefastas en otros espacios.

Tendederos, jardines / huertos urbanos, instalación de antenas…no importa el uso que le estés dando a esta maravillosa área, lo relevante es mantenerlo en un estado correcto, para que los imprevistos como el temporal vivido, no te pille de sorpresa.

¿Por qué se estropean las terrazas?

Después de la nieve acumulada y su derivado deshielo, se están dando desastres en el solado de estos espacios. Se han roto plaquetas, sumideros, tuberías, hundimiento de tejados, desprendimiento de la estructura, etc, con la congruente filtración de agua en las viviendas, en forma de gotera o humedad lateral.

El uso de estos lugares, las partes expuestas a la intemperie, entro otros muchos factores provocan su deterioro, siendo un 90% las inclemencias meteorológicas las que dañan los materiales.

¿Cuáles son los motivos habituales?

Los motivos de estas incidencias estructurales pueden darse por:

  1. Desnivel: cuando hay una acumulación de agua o nieve, puede filtrar entre la solera y la tela asfáltica y retenerse en los espacios libres hasta llegar a los muros más próximos (salón, habitación suite, etc).
  2. Deterioro: puede haber plaquetas rotas, juntas de sellado gastadas, tela asfáltica deteriorada, etc.
  3. Sumideros: si tenía restos de suciedad, la nieve y el hielo pueden haber provocado un tapón y un consecuente rebose del agua, especialmente los días del deshielo.
  4. Sumideros / tuberías: en ocasiones, los cambios bruscos de temperatura generan rotura en el sellado existente entre el sumidero y la tubería que canaliza el agua recogida, lo que redirige el agua por los espacios libres entre las plaquetas.
  5. Hundimiento: el peso soportado por la nieve, puede desprender parte de la estructura que sustenta las cubiertas, soltar los anclajes de canalones, etc.

Todas estas circunstancias hacen que el agua busque vías de escape, provocando goteras, filtraciones en los muros de las estancias más próximas, entre otras dificultades.

¿Cómo se reparan?

En función del tipo de soporte, existen materiales de mayor durabilidad que permiten una reparación con garantía 100% de eficiencia.

Es primordial, tener una valoración correcta de lo acontecido para establecer el tratamiento más adecuado.

¿A quién puedo pedir ayuda?

Los seguros están desbordados para hacer valoraciones, pero ¿has pensado si realmente estaba bien tu terraza antes de este temporal? Las aseguradoras pueden llegar a la conclusión que el solado de tu cubierta o terraza no era el adecuado antes de este último temporal, y negarse a cubrir su reparación, al igual que puede darse el caso de no ser una de las cláusulas que tengas contratadas.

Por ello, en Grupo Humetek ofrecemos un asesoramiento gratuito, que consiste en desplazarnos a tu vivienda y valorar los daños, ofreciéndote un diagnóstico sin coste ni compromiso sobre los arreglos que precisas.

Puedes contactar con nosotros en el 900 22 10 42 o a través de nuestro email info@humetek.com

Recuerda, la elección de un tratamiento adecuado comienza por un diagnóstico correcto.

Noticias relacionadas
Scroll al inicio