Las humedades en las construcciones de los últimos años

Tomar una ducha, hacer la comida o lavar la ropa, son ejemplos de actividades propias del interior de las viviendas que favorecen el aumento del nivel estándar de vapor de agua o humedad ambiental.

El porcentaje de humedad que no se debe superar en el ambiente de un inmueble es del 60%, si lo hace es más probable que las paredes, los muros, los techos y el mobiliario de la vivienda sufran determinados problemas. Esta situación es más fácil que se dé en ciudades costeras, donde el viento, el aire húmedo y salitre del mar juegan un papel potenciador.

Otra característica importante es la estacionalidad, durante los meses de invierno, debido a las bajas temperaturas y al incremento de calor dentro de los hogares, las paredes tardan más tiempo en secarse favoreciendo que pueda brotar en ellas moho. Cuando nos demos cuenta de estos problemas de humedad en cualquier punto, hay que actuar rápida y eficazmente para eliminarlo de raíz.

¿Cómo y dónde surgen este tipo de humedades en las construcciones?

En los últimos años, en muchos proyectos de construcción, se han detectado problemas de humedades por condensación debido a la poca ventilación y escaso aislamiento térmico de los materiales empleados.  Ya no se construye con terrazas abiertas en las que tender, sino que se cuida la estética exterior y se incrementa la poca practicidad interior.

La condensación surge cuando el vapor de agua del aire se transforma en líquido, al entrar en contacto con una superficie fría. El cambio brusco de temperatura entre el interior y el exterior de una estancia, incrementa este fenómeno.

Normalmente, los puntos en los que se detectan fácilmente los problemas de humedad pasan inadvertidos, por lo que cuando nos damos cuenta ya se han convertido en manchas de moho, donde crecen ácaros, hongos y otras bacterias. En ese momento es cuando se genera un olor desagradable a humedad y un ambiente insalubre, pudiendo producir efectos nocivos en la salud, especialmente en los niños, las personas mayores y en quienes sufren dificultades respiratorias (asma, alergias), dermatológicas, musculares u óseas (artritis, artrosis).

¿Cómo se puede reducir esta humedad por condensación de la habitación?  

Algunas formas fáciles son:

Ventilación correcta de la casa: abrir las ventanas de dos habitaciones opuestas, unos diez minutos, dos veces al día, ya que esta corriente favorecerá el movimiento y renovación de aire limpio. Para evitar la proliferación de humedad en el mobiliario, sepáralo unos pocos centímetros de la pared para que pueda circular el aire fácilmente.

Disminución de la temperatura de la calefacción: el aire caliente absorbe más humedad, favoreciendo su adhesión a las paredes.

Optimización del aislamiento: a mayor hermetización de paredes, ventanas y techos, mayor grado de humedad. Si la casa no respira de forma natural, el aire se condensa y no se renueva.

¿Cómo reparar las humedades por condensación ya existentes?

En estos casos hay que acudir a los profesionales para que hagan un examen previo de la situación para después aplicar una solución definitiva a esta complicación. De otra forma, si empleamos parches o remedios caseros, a priori de bajo coste, con el tiempo volveremos a sufrir el mismo inconveniente de humedades.

En Humetek contamos con más de 13 años de experiencia trabajando sobre esta problemática. Además, ofrecemos una primera visita gratuita para hacer un diagnóstico de lo que está sucediendo y concederte la mejor solución.

Llámanos al 900 22 10 42 para más información, encajaremos una visita sin compromiso.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

CONTACTA CON NOSOTROS Y TE REALIZAREMOS UN DIAGNÓSTICO GRATUITO

  • 900 22 10 42
  • info@humetek.com
  • Avda. Pirineos 7 nave 10A
  • 28703 - San Sebastián de los Reyes (Madrid)
  • 900 22 10 42
  • info@humetek.com
  • Avda. Pirineos 7 nave 10A
  • 28703 - San Sebastián de los Reyes (Madrid)
certificado iso 9001
Llama Gratis
error: Contenido Protegido !!