¿Qué tipo de bacterias se concentran en las humedades de tu hogar o negocio?

Mantener nuestro hogar o negocio limpio y ordenado genera ventajas en nuestra vida diaria, como evitar posibles enfermedades respiratorias, cutáneas, reducir el estrés, además de aportarnos equilibrio vital y eliminar distracciones. Para conseguirlo, se recomienda una limpieza rutinaria de este espacio físico, ya que los gérmenes se acumulan, visible o invisiblemente, en paredes, muebles y rincones sin que nos demos cuenta.

El nivel de humedad juega un papel importante, por ello conviene asegurarse que los espacios donde pasamos grandes cantidades de tiempo tengan el grado adecuado de humedad (entre el 40% y el 60%).

La relación entre la presencia de humedad y el desarrollo de enfermedades está documentada por organismos y entidades internacionales como la OMS (Organización Mundial de la Salud), y el Instituto de Medicina de los EE.UU. Este último, por ejemplo, concluye que hay un 50% más de probabilidades de tener enfermedades asmáticas y tos y un 52% de tener infecciones de tracto respiratorio superior, si se vive en hogares con humedades.

Esto es más significativo cuando estas humedades se almacenan de forma invisible, ya que se extienden más rápidamente, especialmente si el nivel de humedad relativa es mayor al 65%, convirtiéndose en perjudicial para las personas que viven en estos espacios.

Normalmente, los microorganismos que habitan en nuestra casa están en las zonas que menos esperamos, como en los utensilios de limpieza y de cocina, o en pequeños objetos como toallas, alfombras, colchones o cepillos de dientes. Encontrándose en ellos los ácaros, las bacterias y el moho.  

Los primeros se encuentran habitualmente en las áreas de descanso de los domicilios: colchones, almohadas, alfombras, sábanas y peluches, ya que para su óptimo desarrollo necesitan calor y alimento. Estos microorganismos que habitan normalmente en zonas templadas con humedad alta, provocan alergias respiratorias como la rinitis y el asma.

Por otro lado, las bacterias, que en muchas ocasiones nos aportan grandes beneficios (eliminación de derrames ambientales, flora intestinal, etc), pueden ser patógenas, es decir, nos pueden producir enfermedades e infecciones.

Finalmente,  al reproducirse por esporas, puede contribuir a reacciones alérgicas (dermatológicos), a problemas respiratorios (procesos asmáticos) o articulares (reuma, artritis).

Cuando veamos o notemos la existencia de humedades, debemos controlarlas y diagnosticar el origen del problema con la ayuda de profesionales especializados en dichas gestiones.

Deja un comentario

CONTACTA CON NOSOTROS Y TE REALIZAREMOS UN DIAGNÓSTICO GRATUITO

certificado iso 9001
Llama Gratis
error: Contenido Protegido !!