Mejores cuidados de la piel y de la casa en verano

¿Buscas maneras efectivas de cuidar tu piel y tu hogar durante el verano? Desde Grupo Humetek, te ofrecemos consejos prácticos para mantener tu piel radiante y tu casa fresca y eficiente, durante los meses cálidos. 

Desde protección solar hasta técnicas de limpieza y ahorro energético, encontrarás soluciones sencillas pero poderosas para disfrutar del verano con total comodidad.

¿Por qué cuidar la piel en verano?

Cuando llegan los meses de verano, tu piel se enfrenta a toda una serie de desafíos que pueden poner su salud y apariencia en riesgo si no le prestas la debida atención.

La exposición prolongada a los rayos UV del sol es, quizás, el mayor enemigo de la piel durante esta época. 

Estos rayos pueden causar desde molestas quemaduras solares hasta daños más graves como el envejecimiento prematuro y, en casos extremos, cáncer de piel. Por lo que proteger tu piel del sol es una prioridad. 

Pero la radiación solar no es lo único a lo que te enfrentas. El calor y la humedad del verano también pueden tener un impacto negativo. Pueden provocar que tu piel se vuelva más grasa, brillosa y propensa a imperfecciones, como barros y manchas.

Además, la transpiración y la deshidratación son otros factores clave. Cuando la piel pierde humedad, puede volverse áspera, tirante e incluso descamarse, lo cual no solo afecta su aspecto, sino también su salud y función protectora.

Sin embargo, a pesar de todos estos problemas, hay soluciones que puedes implementar para que tu piel en verano no sufra tanto. 

Cuidados de la piel en verano

Ahora que hemos visto los principales desafíos que enfrenta tu piel durante el verano, es momento de abordar los cuidados para mantenerla sana y radiante a lo largo de esta estación.

  • Protección solar, el primer paso

Dado que la exposición a los rayos UV es el mayor riesgo para la piel en verano, la protección solar es fundamental. 

Debes utilizar a diario un protector solar de amplio espectro, con un factor (FPS) acorde a tu tipo de piel y nivel de exposición. Recuerda reaplicarlo cada 2 horas, especialmente si has estado nadando o sudando.

  • Hidratación, clave para el equilibrio

El calor y la transpiración pueden drenar la humedad de la piel, dejándola áspera, tirante e incluso descamada. 

Para contrarrestar esto, es vital mantener una hidratación adecuada tanto por dentro, bebiendo suficiente agua, como por fuera, usando cremas y lociones humectantes que aporten los nutrientes necesarios.

  • Regulación del exceso de grasa

El aumento de la producción de sebo, provocado por el calor y la humedad, puede derivar en un aspecto brilloso y obstruir los poros, dando lugar a imperfecciones. 

Opta por productos faciales con texturas más ligeras y con propiedades matificantes, que ayuden a controlar el brillo sin resecar en exceso.

Con estos cuidados de la piel en verano (protección, hidratación y equilibrio), podrás mantener tu piel sana, radiante y perfectamente adaptada a los retos del verano.

¿Cómo cuidar la casa en verano?

La llegada del verano no solo trae consigo el calor y la humedad que afectan a tu piel, sino que también impacta directamente en tu hogar, a lo que suele surgir la pregunta de cómo cuidar la casa en verano

Para mantener la casa fresca, limpia y eficiente energéticamente, durante esta época del año, es importante tener en cuenta los siguientes cuidados.

  • Mantener la frescura

Uno de los mayores retos durante el verano es conservar la temperatura interior de la casa agradable.

Para lograrlo, es clave cerrar cortinas y persianas durante el día para bloquear la entrada de rayos solares, y abrir puertas y ventanas por la noche cuando baja la temperatura exterior. También se puede considerar el uso de ventiladores o aire acondicionado.

Recuerda que el calor ayuda a secar focos de humedad ambiental, pero no los elimina. En las zonas más sombrías de tu casa, revisa traseras e interiores de mobiliario y asegúrate que todo está correcto y no existe moho. Si se mantiene un mal olor constante, debes acudir a un experto para que diagnostique el foco principal de la humedad.

  • Limpieza profunda

El calor y la humedad propician la aparición de polvo, suciedad y hasta moho en rincones de la casa. 

Por ello, es importante realizar una limpieza profunda, prestando especial atención a zonas como duchas, cocina y áreas con mayor circulación de aire. Utiliza productos adecuados y ventila bien los espacios.

Si después de mantener estos hábitos, observas como una especie de polvo que mana de la pintura de la pared, a la altura del rodapié, puede que sufras capilaridad y el calor haya fomentado la cristalización de los vasos capilares. 

O quizás te pongas a organizar el sótano, que usas como trastero, mientras buscas la sombrilla de la playa, y te encuentras el suelo y una pared que colinda con el jardín de la finca de al lado, empapado de agua. Entonces, es probable que tengas un problema de filtración por desnivel y hay que solucionarlo.

  • Eficiencia energética

Durante el verano, el consumo eléctrico se dispara debido al uso de aparatos de climatización, lo cual no suele ser bueno para tu economía.

Para mantener la casa eficiente, revisa que electrodomésticos y sistemas de refrigeración funcionen correctamente, programa horarios de uso y opta por soluciones más ecológicas como paneles solares.

Ya sabes, realizando estos sencillos pasos, podrás disfrutar de un hogar fresco, limpio y sostenible, incluso en los meses más calurosos.

Recuerda, al menor síntoma de humedad en Grupo Humetek encontrarás la solución definitiva para erradicar todo tipo de humedades en su hogar o negocio. Con 17 años de experiencia, ofrecemos servicios de diagnóstico gratuito y soluciones garantizadas. Contacta hoy mismo para una atención personalizada.

Noticias relacionadas
humedad en casa salud
Humedades en casa ¿sabes cómo afecta la humedad a la salud y cómo evitarla?
Leer más
Scroll al inicio